El corazón de Rioja

San Vicente de la Sonsierra se encuentra en una situación privilegiada para el cultivo de la vid. Una región ubicada bajo la sierra del Toloño, que le resguarda de los fríos vientos del Cantábrico, y con el río Ebro al sur para proporcionarle la humedad que necesita.

Un clima único

Esta ubicación crea un microclima ideal para el viñedo. Por un lado, con el viento justo para facilitar la perfecta aireación de las cepas, y por otro, favoreciendo las temperaturas suaves a lo largo de todo el año con más precipitaciones durante los meses de invierno.

Tempranillos centenarios

En esta región se encuentran los mejores viñedos viejos de Tempranillo de La Rioja Alta. Se trata de viñedos en vaso cultivados en suelos muy pobres, lo que reduce notablemente su producción y aumenta la calidad de los racimos.

Historia milenaria

Los campos de San Vicente están plagados de lagares rupestres y otros yacimientos prehistóricos relacionados con la viticultura. Y es que en esta zona ya se elaboraba vino hace más de dos mil años.

La historia del vino de Rioja en estado puro.